A la hora de viajar en avión, hay que tener muy en cuenta las dimensiones tanto del equipaje facturado como del de mano. Generalmente, en el equipaje de mano solemos llevar una mochila, por lo que es importante que se adapte tanto a nuestras necesidades como a las dimensiones que exige la compañía con la que viajamos. La mejor mochila para este tipo de viajes es aquella que tenga varios compartimentos diferenciados y que sea cómoda de transportar.

 

Las dimensiones de una mochila de mano en el avión

Hay que tener en cuenta que el espacio en el interior de la cabina del avión es limitado, especialmente en las aerolíneas low cost en las que se minimiza el espacio de almacenaje para poder incluir un mayor número de asientos.

 

Las medidas las marca cada aerolínea, pero generalmente son de 55 cm x 40 cm x 25 cm. La más restrictiva de todas es Ryanair, que exige unas medidas máximas de 55 cm x 40 cm x 20. También hay que valorar el peso máximo de la mochila, de entre 7 y 10 kilos.

 

Tips para viajar con mochila en avión

A continuación, van algunos consejos de utilidad a la hora de viajar con equipaje de mano en un avión:

  • La mochila es la mejor opción ya que tiene más capacidad que una maleta dada su flexibilidad.
  • Aunque la aerolínea lo permite, no debemos cargar la mochila de tal forma que pese más de un 25% de nuestro propio peso corporal; de esta manera nos aseguramos de poder transportarla con comodidad.
  • La capacidad de la mochila se mide en litros, de forma que la dimensión máxima que permiten las aerolíneas en relación a la mochila es de 50 litros. Algunas como Iberia también aceptan equipaje de mano de hasta 55 litros.

Para organizar correctamente la mochila, lo mejor es que coloquemos en el fondo lo que no vayamos a utilizar durante el viaje, a media espalda aquellos objetos de más peso, y en la parte superior todo lo que necesitemos tener a mano.