Después de unos meses muy largos y fríos, el tiempo primaveral parece haber llegado. Por fin, y si tienes un poco de suerte, puedes dejar de preocuparte por otra brutal caída de las temperaturas para comenzar a centrarte en renovar un poco tu estilismo.

Así es; la primavera es época de renovación. De modo que dile adiós a los abrigos y a las mil capas de ropa; y saluda a las prendas un poco más frescas y a los colores más animados. Y dentro de este nuevo ímpetu por renovar un poco el estilismo y adaptarlo a los días más soleados, los complementos son siempre un valor fundamental.

¿Fulares en primavera? El complemento más chic para reinventarte

Por ello, el fular es una de las piezas calve para disfrutar de la primavera como se merece. El fular le da un toque de color a tu armario y a tu vestuario, y además te otorgan un aspecto más alternativo y menos convencional, para sobresalir y arriesgar un poco más en la ropa que te pones en el día a día.

En consecuencia, un fular, que al fin y al cabo es la versión más primaveral de la bufanda, te levanta la moral y te ayuda a sentirte de mejor humor. A menudo se dice que, cuando estás un poco depre o no piensas que este vaya a ser tu día, lo mejor que puedes hacer es vestirte con prendas que te gusten especialmente y que te ayuden a sentirte bien por dentro y, a la vez, que te den la oportunidad de ofrecerle al mundo una imagen de confianza y seguridad.

En estas ocasiones, y más aún en esta época del año, el fular es la prenda ideal para empezar el día con buen pie y darle un toque positivo.

Protégete de los cambios de temperatura con el fular más chic

Pero no solo es una buena idea llevar un fular por estas razones. Y es que, a pesar de que el invierno ya se queda atrás, los peligros para tu salud siguen muy presentes. Porque las épocas de entretiempo suelen conllevar múltiples cambios de temperatura, casi siempre muy bruscos, es importante protegerse como es debido.

Y en especial es importante proteger la garganta, un punto muy vulnerable en los cambios de tiempo. Por eso, cuando llegan las temperaturas más cambiantes del año, vas a querer tener un fular cerca. Moda y protección para la salud nunca estuvieron tan cerca.

El fular, ¿cómo llevarlo correctamente?

Los fulares pueden presentarse en todas las formas, tamaños y colores posibles. Los hay que son muy largos, formato XL, como algunos que están pensados para mujeres, mientras que habitualmente los que se confeccionan para hombre suelen ser un poco más cortos. Y tampoco hay que olvidarse de los colores y los motivos.

De esta manera, a la hora de ponerse un fular, hay que pensar en combinarlo con el resto de prendas que vayas a llevar, y pensar también en cómo te lo vas a poner: anudado adelante, enrollado alrededor del cuello o sobre los hombros. ¡Tú decides! Lo importante es que le lleves de manera que te resulte cómodo y te guste.