Actualmente, practicar deporte se ha convertido en una actividad casi obligatoria. Y es que todo el mundo quiere mantenerse activo; la fiebre del fitness nos ha contagiado a todos. Y con ello, la ropa deportiva se ha ganado también un hueco más importante en nuestro armario. Porque ya no vale ir vestido de cualquier manera para salir a hacer deporte. Hay que escoger prendas cómodas, estéticas y pensadas para hacer el deporte que vayamos a practicar.

Pero, a pesar de la fiebre del fitness, hay gente que todavía descuida seriamente uno de los aspectos más importantes de su vestuario deportivo: los calcetines. Para hacer cualquier deporte, hay que ir siempre vestido con las prendas más adecuadas, y eso no excluye a los calcetines. Además, una de las actividades deportivas en donde esta prenda cobra más relevancia es en el running, lo cual tiene todo el sentido del mundo: cuando corres la parte del cuerpo que más se mueve es, obviamente, el tren inferior del cuerpo; es decir, las piernas y los pies.

Escoger unos buenos calcetines te ahorrará problemas

Es por ello que, si no te pones unos calcetines diseñados específicamente para esta tarea, corres el riesgo de hacerte daño y sufrir rozaduras que acaban desencadenando en heridas, con las que no podrás seguir practicando deporte. Así las cosas, fijarse en elegir unos calcetines específicos de running puede ahorrarte unos cuantos problemas y, sobre todo, molestias fácilmente evitables.

Por si esto fuera poco, no es que haya precisamente una oferta escasa de este tipo de calcetines. Puedes escoger tus calcetines para correr en base a los espesores o los colores de estos. Sin embargo, a la hora es seleccionar calcetines para running, lo más importante es fijarte sobre todo en el material con el que están fabricados. Los hay de un montón de tejidos distintos, como el algodón, que potencia la comodidad.

No obstante, no es aconsejable que elijas calcetines 100% de algodón, pues no favorece el secado del sudor, de modo que la humedad se mantiene en los pies durante mucho tiempo. Una gran opción son aquellos calcetines que se decantan por tejidos sintéticos como, por ejemplo, el poliéster o la poliamida, que absorbe la humedad y favorece una correcta evacuación del sudor, para que puedas seguir corriendo y practicando tu deporte tanto tiempo como desees.

En invierno, sin embargo, puedes elegir también unos calcetines compuestos con alguna mezcla que incorpore lana, o lleva unos calcetines de doble capa si tus pies requieren de una protección extra contra las ampollas. En este aspecto, nos adentramos en el espesor de los calcetines. Y es que mientras unos corredores prefieren calcetines espesos que ofrezcan una amortiguación adicional, hay quienes se decantan por calcetines más finos que aligeren la sensación de pesadez al correr. Probablemente, además, las preferencias de unos y otros cambien según la estación del año en la que nos encontremos.

¿Quieres saber un truco para encontrar la combinación perfecta entre calcetines y deportivas? Cuando vayas a comprar zapatillas de running, pruébatelas con los calcetines que más usas para correr. Así, sabrás si ambas piezas se adaptan la una a la otra como deberían y te ofrecen comodidad y sujeción al mismo tiempo. Además, puede ocurrir que los calcetines más gruesos requieran que escojas una talla de zapatillas más grande de lo habitual.

Desde luego, para correr de manera eficiente se requiere del equipamiento necesario, puesto que no es algo que se deba tomar a la ligera. Unos calcetines orientados al running no solo te aportan más comodidad, sino que también aumentan la eficiencia de tu trabajo y te previenen de la aparición de ampollas, rozaduras y heridas que pueden ser muy molestas.