Durante mucho tiempo, se pensaba que las corbatas, los bolsos, las chaquetas o los vestidos eran, para unos y para otros, la prenda que determinaba la valía de una persona. Pero, con cada vez más frecuencia, la atención de aquellos que llevan a cabo un escrutinio de tu ropa se va desplazando hacia otra prenda: los calcetines.

 

Los calcetines se están convirtiendo en la prenda en la que la gente se fija, y a menudo comienzan a hacerse una idea de tu personalidad en base a ello. Es inevitable, pero aunque sea un poco injusto, la gente tiene a hacer juicios de valor en base a lo que llevas puesto. Y es por eso que resulta tan importante cuidar la imagen de uno mismo. Por eso, para dejarlos a todos impresionados a la primera oportunidad que tengas, tienes que cuidar todos los detalles. Y uno de los apartados clave está en tus pies.

 

Porque eres lo que te pones, vístete con calcetines originales

 

No hay mejor premisa que esa. Y es que, cuando te vistes de una forma determinada, no solo cambia la manera en la que los demás te ven, sino que se ve influenciada tu propia seguridad, el concepto que tú mismo tienes de ti, incluyendo tus puntos fuerte y limitaciones. Te verás a ti mismo como una persona más competente y te sorprenderá la fuerza con la que afrontaras nuevos retos.

 

Ya ha habido más casos en los que se ha demostrado que la ropa influye en nuestra mentalidad y en la manera en la que se resuelven distintos problemas. En 2012, un estudio llevado a cabo por el psicólogo Joshua I. Davis determinó que la ropa, efectivamente, modifica el comportamiento de una persona. En concreto, los participantes en el estudio realizaron de manera satisfactoria unas pruebas mientras llevaban puestas unas batas blancas de laboratorio. El objetivo era medir su capacidad de atención, y gracias a las batas blancas que llevaban puestas, los integrantes se sentían más capacitados y su atención se incrementó.

 

Lo mismo ocurre con los calcetines estrafalarios. Están ahí no solo para vestirte, sino para ayudarte y proporcionarte un poco de confianza extra. Los calcetines originales, llamativos o divertidos, de hecho, eran algo con lo que, al principio, solo los más extravagantes se atrevían, que se saltaban además el código de vestimenta de sus lugares de trabajo. Pero su uso se ha ido popularizando y ha ganado tracción, de modo que ahora cualquiera puede aprovecharse de esta tendencia que no para de reinventarse.

 

Y es que el hecho de alzarse como una tendencia popular para cada vez más personas no pone en entredicho la individualidad que te aporta llevar calcetines originales. ¿Por qué? Pues sencillamente porque, como su mismo nombre indica, los calcetines individuales ofrecen un sin fin de opciones y diseños, todos ellos diferentes. Además, no  paran de surgir nuevos modelos, porque casi cualquier idea es buena para adaptarla al “formato calcetín” y triunfar con ellos.