Las deportivas blancas han sido un tipo de zapato que siempre se ha utilizado. Desde hace mucho tiempo, es un tipo de zapato muy socorrido, que sin embargo se asocia mucho con un vestuario socorrido que uno se pone para salir del paso.

Sin embargo, las zapatillas blancas se están volviendo a poner de moda gracias a un factor de la moda que se conoce como factor cíclico. Con él, las modas se quedan atrasadas pero, al cabo de un tiempo, vuelven a ponerse de moda. En la moda, todo es cíclico, y todo acaba volviendo. Y si incluso hubo un tiempo en el que parecía que las hombreras podrían volver, ahora el que sí que vuelve son las zapatillas blancas.

También son conocidas como Dad Shoes, o zapatillas de papá, por ser algo que las generaciones un poco más mayores llevaban en sus épocas de jóvenes. Efectivamente, en los años noventa eran algo muy común, y ahora se están convirtiendo en ese complemento alternativo que la gente lleva porque denota un carácter despreocupado, incluso cuando muchas veces detrás de ellas se esconde la intención de crear una imagen descuidada a propósito.

Conjuga tus deportivas con unos calcetines divertidos

Ahora que estos zapatos vuelven a la palestra, es la hora de tratar de adivinar qué calcetines pueden ir bien con “los zapatos de tu padre”. Y ahí es cuando de verdad comienza la diversión. Porque este tipo en concreto de calzado ofrece muchas oportunidades. Lo cual no es de extrañar, cuando analizamos el zapato en sí mismo: se trata de unas deportivas muy simples, con un diseño básico, y además de color blanco.

Así, el abanico de oportunidades es inacabable. Puedes optar por calcetines coloridos pero lisos, para que llamen la atención por encima del blanco de las zapatillas. Así, mantendrás la sencillez en tu estilismo pero no darás la imagen de que has descuidado tu look por completo.

Es decir, las zapatillas blancas son una prenda muy básica, y tu atrevida puede interpretarse mal si no los conjuntas con los accesorios correctos. En este caso, los calcetines. Así, para enviar la imagen de sencillez chic, lo mejor son unos calcetines coloridos pero lisos. Un paso más allá suponen los calcetines con dibujos estampados en ellos. Con ellos, la idea de llevar un vestuario elaborado será mayor.

Además, como las deportivas blancas que ahora son trendy y los calcetines con diseños más elaborados son conceptos más bien opuestos, se crea una contradicción muy interesante que se puede explotar de muchas maneras.

Cabe destacar que las deportivas no tienen  por qué ser 100% de color blanco, siempre que este color sea el predominante, para apuntarse a esta tendencia. Puedes escoger otras deportivas con detalles negros o, mejor todavía, de un tono azul marino, para así darle la oportunidad al calcetín para que conjugue directamente con algo del zapato y crear así una armonía. Esto se puede hacer en el caso en el que se quiera crear un patrón en el vestuario.

Otra idea para combinar es que el calcetín combine, en este caso, con el pantalón en lugar de con las deportivas blancas. Esto es genial para hacer destacar aún más tu opción de calzado. Enfúndate en unos pantalones de algún color atrevido y ponte unos calcetines, estampados o no, para que de una cierta manera se mimeticen. De esta forma conseguirás tener un atuendo en el que destacan por una parte los pantalones y los calcetines y, por otra, el calzado.

Las posibilidades con las que explorar esta tendencia revivida son amplias cuanto menos. Al final del día, se trata de escoger lo que para ti funcione mejor.